¡¡¡DESCUBRE TU PARROQUIA!!!

                        Todo es pasajero y sin darnos cuenta vemos cómo todo pasa y todo es un sucederse, un cambio. Sin darnos cuenta la vida se nos va de las manos y nos ocurre que, de forma inexplicable, necesitamos vivir, experimentar, queremos vivir la vida sin perdernos nada, pero muchas veces sin profundizar, sin saborear, sin dar lo mejor de nosotros mismos…; queremos sacar partido, beneficio, utilidad, provecho a las cosas y, sin embargo, muchas veces se nos olvida profundizar en lo más importante de la vida. Ponemos el grito en el cielo por cosas pasajeras y no nos preocupa darle un sentido profundo y novedoso a las relaciones más cercanas y las vivimos superficial y rutinariamente.

En el plano de la fe, nos ocurre otro tanto y hay momentos donde nos declaramos cristianos, pero si analizamos con detenimiento nos damos cuenta que no nos preocupamos de formarnos, que no sabemos con un mínimo detalle cómo y qué está viviendo la Iglesia en sus distintos niveles: mundial, nacional, diocesano y parroquial. Algunos tan sólo son clientes de un consumo religioso.

Como párroco de esta comunidad al menos no quiero que la gente que acudís, repito ‘no quiero’ que viváis en la ignorancia o peor en el error de una religiosidad superficial que termina por negar a Dios. Soy consciente que la fe es un proceso, pero también soy consciente que en la fe la debemos vivir con una cierta inquietud y no conformarnos con el ‘cumplimiento externo’ de unos actos o ‘mandamientos’. Es necesario que como cristianos vivamos inquietos para que el encuentro personal con Cristo se traduzca en un seguimiento, en un compromiso y en una fe madura que la vivamos en comunidad siendo cada uno de nosotros miembros activos y corresponsables en la misión de la evangelización.

Algunos se conforman con muy poco, pero existen situaciones que ese ‘muy poco’ tiene como consecuencia una vida mediocre. En la fe no podemos conformarnos con ‘ir tirando’, o con ‘mi misa dominical’…, la fe madura pide más; pide que sea una fe abierta a Dios y comprometida con los hombres, una fe que sepa dialogar con Dios y también con los hombres, una fe que disfrute de momentos de silencio pero que no evite compartir y ‘meternos’ en medio de los ambientes sociales que requieren del fermento del evangelio. En el Evangelio de este domingo escuchamos que los discípulos estaban ‘en una casa con las puertas cerradas, por miedo…’. La pregunta sería ¿tenemos las puertas cerradas de nuestra parroquia y a quién o a qué tenemos miedo? Lo cierto es que con las puertas cerradas no se puede escuchar lo que sucede fuera. Con las puertas cerradas no se abren espacios de encuentro y diálogo con nadie. Pero una Iglesia sin capacidad de dialogar y con las puertas cerradas es una tragedia. Si vivimos con las puertas cerradas: ¿quién dejará el redil para buscar las ovejas perdidas? ¿quién se acercará a los olvidados por la religión? Con las puertas cerradas se enrarece el ambiente, se apaga la ilusión y terminamos por alimentar seguridades y doctrinas, pero al mismo tiempo, no experimentamos la alegría de ‘vivir en Cristo’. Y, si no vivimos del Resucitado, ¿quién va a llenar nuestro corazón, dónde se va a alimentar nuestra alegría? Y, si falta la alegría que brota de él, ¿quién va a comunicar algo ‘nuevo y bueno’ a quienes dudan, quién va a enseñar a crecer de manera más viva, quién va a contagiar esperanza a los que sufren?

De ahí que como párroco de esta comunidad te invito a que participes en el próximo ‘Descubre tu Parroquia’ que tendrá lugar del día 15 al 21 de abril. Querido amigo, te invito a que formes parte de este encuentro de Fe: ‘Descubre tu Parroquia’. Cada día comenzaremos con la celebración de la Eucaristía a las 7:00 de la tarde y después, cada día tendremos muy variadas actividades: reflexión, diálogo, música, compartir, oración… Haz un esfuerzo y NO faltes, ‘Descubre tu parroquia’ tu ausencia se va a notar porque tú eres importante en esta parroquia.                     Ángel Hernández Ayllón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *